Basquetour: Birding Euskadi

Historia ambiental

Estas sierras de entre 700 y 1400 metros de altitud, forman una barrera geográfica que frena la influencia climática oceánica. Este hecho marca una serie de diferencias entre la vegetación de las zona norte y la de la zona sur. Así, en la cara norte predominan los hayedos, mientras que en la cara sur destacan los quejigales y encinares. El carrascal (Quercus ilex subsp. rotundifolia) es el bosque mayoritario de los enclaves más orientales de las Sierras Meridionales de Álava, siendo el boj el arbusto más frecuente de estos bosques.

La sierra más occidental es la de Cantabria-Toloño. En ella nace el río Inglares, que fluye por el barranco de Herrerías, y el río Ega, que atraviesa el barranco de Angostina. Hacia el este se sitúa la sierra de Kodes, al norte de la cual se desarrolla la sierra de Santiago de Lókiz. Esta última separa los valles de Arana y Campezo. La mayor altitud en la parte alavesa es la Cruz de Alda, con 1121 metros, pero la cima del monte Arnaba, en territorio navarro, representa la cumbre de esta formación montañosa.

En las sierras meridionales de Álava existen numerosos paisajes de indudable belleza, como los barrancos de la Dormida e Ístora y las vistas desde las cumbres de Ioar y Costalera.

La riqueza faunística es elevada. Sobresalen las poblaciones de aves rupícolas, pero también hay buena representación de avifauna forestal, gracias a la presencia de grandes bosques. Además, es un entorno con gran potencialidad para la recuperación de las poblaciones del águila-azor perdicera, actualmente en declive. Por otra parte, es una de las zonas alavesas en las que se puede observar de forma regular ejemplares de quebrantahuesos, procedentes de núcleos navarros.

Todo ello ha contribuido a que este espacio haya sido declarado Zona de Especial Protección Para las Aves.
 

Experiencias

Embajadores de Euskadi

Turismo de Naturaleza y Aventura


info@birdingeuskadi.net© Todos los derechos reservados a Basquetour